¿Por qué es necesario compostar?

En Lima se han llevado a cabo diversos proyectos para volverla una ciudad verde. Por ejemplo: “San Borja en Bici” que promueve el uso de las bicicletas como medio de transporte alternativo en una ciudad colmada de autos. Además, en el 2013 la Municipalidad Metropolitana de Lima creó la iniciativa “Adopta un Árbol” para lograr sembrar árboles con el apoyo de los vecinos.

Lima-Compost-San-Borja-Bici-1

Imagen tomada de marcoalvarezv.wordpress.com

Iniciativas como éstas deben seguirse no sólo por parte de las autoridades sino también en cada uno de nuestros hogares. Por esta razón promovemos la difusión del compostaje urbano para que personas de todas las edades puedan aportar un pequeño grano de arena y así logremos que Lima se vuelva una ciudad más ecológica. Aquí explicamos por qué es necesario compostar:

1. Mal manejo de residuos

En Lima se generan aproximadamente 7,000 toneladas diarias de residuos sólidos (Minam, 2007), los cuales van a parar a rellenos sanitarios, ríos, océanos, calles, entre otros. Muchas veces estos residuos se queman, lo cual resulta en un mayor daño ambiental por las emisiones de CO2; y sólo una pequeña parte se destina al reciclaje.

Lima-Compost-Restos-Organicos

El 50% de estos residuos son materia orgánica, es decir, se pueden compostar (Santillana, 2006). Sin embargo, cuando estos no se separan, se amontonan y comprimen –como es el caso de los rellenos sanitarios y botaderos– generando una descomposición anaeróbica (sin oxígeno). Este tipo de descomposición genera la liberación de gas metano (gas de efecto invernadero 21 veces más potente que el dióxido de carbono), lo cual resulta en más deterioro del ecosistema. Por otro lado, los alimentos están compuestos entre un 50% y 70% de agua y, durante el proceso del compostaje, el líquido se convierte en biofertilizante –rico en nutrientes, sin olor fuerte y útil para el cultivo de plantas–. Pero estos “alimentos líquidos”, mezclados con todos los tipos de basura se convierten en una sustancia viscosa con un olor muy desagradable que contamina la capa freática y pueden alcanzar las aguas subterráneas, ríos y arroyos.

2. Pérdida de vida en los suelos

Un puñado de tierra de un parque o una huerta puede parecer un componente inerte dentro de nuestro ecosistema, pero en realidad es una fuente abundante de vida. La tierra contiene millones de microorganismos que se encargan de hacer el sistema digestivo de las plantas, digiriendo para ellas los minerales que se convierten en componentes químicos orgánicos indispensables para la supervivencia de las plantas y los seres vivos en general. Adicionalmente, también son descomponedores de la materia orgánica y mejoran la textura y estructura de los suelos.

Lima-Compost-Vida-Suelos-1

Imagen tomada de gaiaysofia.com

La vida en los suelos permite la vida de las plantas y éstas a su vez permiten la vida de todos los seres que habitan sobre la faz de la tierra, absorben C02, dan oxígeno y alimento. Esto quiere decir que sin vida en los suelos, no hay vida sobre la tierra.

Al hacer compost no sólo disminuimos nuestro impacto ambiental en buena cantidad, sino también le estamos devolviendo la vida a la tierra. Toda la materia orgánica que genera ella es para retroalimentarse así que tenemos el deber de retornarla. Al no hacerlo, cortamos un ciclo natural muy importante que ha venido evolucionando y sustentando ecosistemas desde hace millones de años.

Texto escrito por Gonzalo León, Denis León y Valeria Sáenz.

Facebook | Instagram | YouTube | Blog | hola@limacompost.pe | 995 456 648 (WhatsApp)

– – –

¿Quieres saber más? Dale clic abajo.


¿Qué es el compost?

La naturaleza siempre ha creado materia orgánica para retroalimentarse; es un ciclo que viene desde el origen de la vida en la Tierra. Si observamos la selva amazónica y los bosques nos daremos cuenta que todo vive y crece sobre un suelo que ellos mismos han ido creando a lo largo del tiempo gracias a procesos de descomposición generados por microorganismos, los cuales son el origen del suelo en el que se desarrolla la vida.

La mayoría de las personas no somos conscientes de la importancia de estos procesos de degradación para la supervivencia de las plantas e incluso de otras especies, incluida la del ser humano. Actualmente la sociedad está poniendo en gran riesgo estos procesos de retroalimentación y el aumento de fertilidad en la tierra ya que la mayoría de la materia orgánica convertida en alimentos es consumida a miles de kilómetros de su lugar de origen y los restos orgánicos, tras su consumo, no logran integrarse en el ciclo vital sino que van a parar a vertederos de basura o incineradores. Esto es relevante considerando que, según zonas geográficas, estos restos suelen rondar entre el 40% y el 50% del contenido de las bolsas de basura.

Lima-Compost-Compostera-Valeria-2.png

En casa o departamento podemos compostar con una maceta de arcilla.

Una buena forma hacer frente a este problema y nuevamente restablecer este ciclo vital es compostando nuestros residuos orgánicos. El compost es un abono orgánico generado por un proceso de descomposición aeróbica –con oxígeno– de la materia orgánica mediante vida microbiana. Al igual que sucede en la tierra, en el compost se multiplican infinidad de poblaciones microbianas, dada la abundante materia orgánica y estas últimas –bacterias, actinomicetos, hongos– se encargan del 95% de la actividad descomponedora. Es decir, nosotros no hacemos el compost, solo creamos las condiciones necesarias o el hábitat en el que se desarrollan los microorganismos descomponedores, tomando los patrones observados que se encuentran en la degradación de la materia orgánica en selvas y bosques. El compost mejora la tierra: le da una textura y estructura apropiada a los suelos, potencia la capacidad de retención y drenaje del agua, y le da nutrientes a las plantas. Por lo tanto, podemos usarlo para alimentar las plantas de nuestro jardín, del vecino, del parque o de algún conocido o desconocido. Lo podemos regalar o poner en macetas. Podemos sembrar plantas medicinales, flores, hortalizas, etc.

Lima-Compost-Compost

Por medio del compostaje, tus residuos orgánicos se convierten en un abono natural.

El compostaje es una práctica que puede realizarse en cualquier casa o departamento y que trae grandes beneficios. Solo se necesita habilitar un espacio en un jardín, balcón, techo o cualquier espacio bien ventilado dentro de casa. Además, el proceso nos enseña sobre el origen de la vida y los ecosistemas, lo cual puede resultar en una experiencia muy enriquecedora para el ser humano. También nos mantiene en contacto directo con la tierra ayudándonos a entender cómo funciona.

¡El cambio está en nuestros manos y empieza desde tu hogar!

Texto escrito por Gonzalo León.

Facebook | Instagram | YouTube | Blog | hola@limacompost.pe | 995 456 648 (WhatsApp)

Bibliografía

Bueno, M. (2007). Manual para horticultores ecológicos. Navarra: La Fertilidad de la Tierra Ediciones.

– – –

¿Quieres saber más? Dale clic abajo.